Gana Aznar

Publicado: 14 febrero, 2018 en Sin categoría

loquehayblog

DERECHA. Me toca hoy bailar una repulsiva Yenka con ese gran cínico expresidente José María Aznar, que debe estar partiéndose el trasero de risa y en medio de un gran subidón de su egolatría, mientras observa como PP y Ciudadanos se pelean por representar los dictados del tipo de las Azores, que desde FAES divulga la doctrina a seguir por toda derecha española que se precie. No nos llevemos, pues, a engaño. Avisados estamos.

Ver la entrada original

Anuncios

Fotografías: reflejos

Publicado: 9 febrero, 2018 en Sin categoría

Con mi toga y mis tacones

fotografa

El mundo del espectáculo está íntimamente relacionado con la fotografía. De hecho, la fotografía bien hecha es un verdadero arte. Y el cine, en realidad, no es otra cosa que fotografía en movimiento, desde que los hermanos Lumiere se pusieron en ello. Y por supuesto, su valor es tal que tiene categoría propia en los Oscar. De hecho hay películas dedicadas a la vida de un fotógrafo, como Life, o a la propia fotografía, como Smoke.

En nuestro teatro la función se desarrolla en vivo y en directo -aunque se graben -, así que pudiera parecer que hay poco espacio para tan noble arte. Pero nada más lejos de la realidad. Las fotos han sido siempre una prueba fantástica, si están relacionadas con el hecho y reúnen los requisitos correspondientes. Por eso en cuanto se ha cometido un delito y existe esa posibilidad, se buscan los…

Ver la entrada original 754 palabras más

Dietas: adelgazando

Publicado: 6 febrero, 2018 en Sin categoría

Con mi toga y mis tacones

dieta dibu

El culto a la imagen no es algo nuevo, pero sí es algo que está especialmente presente en el mundo del espectáculo, donde actores y sobre todo actrices se ven obligadas a pasar más hambre que nadie con tal de mantener la figura como imponen los estereotipos. Siempre recuerdo una escena de Lo que el viento se llevó donde Escarlata se queja de tener que fingir que come como una pajarito. O a la protagonista de Pret a Porter, a la que su jefa le echaba la bronca por usar una talla 38, por más divina de la muerte que estaba. Aunque no solo de delgadez vive el cine, aunque lo parezca. También hay películas que protagonizan los Gordos o las comilonas, como La Grande Bouffe. En cualquier caso, para quien vive de su imagen, la dieta se convierte en una constante en su vida. La de la…

Ver la entrada original 806 palabras más


Con mi toga y mis tacones

maletaA un solo clic

Nunca debí aceptar ese caso. Tenía los papeles desparramados encima de la mesa de mi despacho sin que una sola idea me viniera a la cabeza. Cada vez que me enfrentaba con ellos me bloqueaba a la espera de que surgiera ese clic que me indicaba por dónde seguir para encontrar la solución más adecuada. O, al menos, el camino para llegar hasta ella. Pero nada.

Siempre había huído de estos asuntos como de la peste. Me traían demasiados recuerdos.  Pero, por alguna razón que no llegaba a alcanzar, éste fue distinto. Lo asumí por impulso. Un impulso del que me arrepentía cada vez que esparcía la documentación sobre mi escritorio.

Fui demorando su resolución hasta que no me quedó más remedio. Los plazos se agotaban y ya ni siquiera quedaba tiempo para derivar el trabajo a otro compañero. Entonces la vi, desafiando al tiempo y…

Ver la entrada original 831 palabras más

Poder judicial: puñeta´s house

Publicado: 30 enero, 2018 en Sin categoría

Con mi toga y mis tacones

poder judicial

Como sabe todo el mundo, el teatro es el mundo del disfraz. Actores y actrices se ponen en la piel de quien corresponda, disfraz incluído, y nos hacen creer que son lo que no son. Así que, por supuesto, se pueden disfrazar de jueces –o de lo que toque- pero eso, obviamente, no implica que lo sean, aunque haya quien llegue a creérselo e identifique al interpretado por el intérprete. El  Spencer Tracy de La Costilla de Adán no era juez sino un actor haciendo de juez, y Katharine Hepburn tampoco era abogada, sino una actriz haciendo de tal. Obvio. Aunque a veces nos lían, como cuando en alguna serie o película salía alguien “as himself” o sea, haciendo de sí mismo y desmontaba la teoría con eso que hoy llamamos cameos. Y, para rizar el rizo, hay actores o actrices que en la vida real son lo…

Ver la entrada original 1.218 palabras más

Mujeres feroces

Publicado: 23 enero, 2018 en Sin categoría

loquehayblog

ADELANTE. Me bailo encantado una cinematográfica Yenka con Carla Simón, Valérie Delpierre y María Zamora, directora y productoras respectivamente, que anoche arrasaron en los Premios Feroz con su película “Verano 1993”. Da mucho gozo que, con la que está cayendo en el mundo del cine, estas mujeres hayan sacado adelante con poco dinero y mucho esfuerzo uno de los films del año. Cada vez más iguales.

Ver la entrada original

Treinta y tantos

Publicado: 23 enero, 2018 en Sin categoría

loquehayblog

Traigo a colación el título de una antigua serie de TV, que describía a la perfección el estilo de vida de los urbanitas de mediana edad, siempre jóvenes en su intención y con unas elevadas dosis de pragmatismo. Y es que esos, los de treinta y tantos, son los que deciden los resultados electorales en países suficientemente desarrollados como España.

Estos urbanitas suelen tener estudios superiores, puestos de trabajo suficientemente bien remunerados y ejercen profesiones -en muchos casos de las llamadas liberales- que permiten relaciones humanas con sus similares, por lo que el bloque acaba por tener cada vez más aspectos en común, resultando más homogéneo.

Una manera práctica para reconocerlos podría consistir en percatarnos de los perfiles de los y las modelos de las campañas publicitarias de El Corte Inglés, gente guapa, desenfadada, que se cuida, que viste de manera moderna y que gasta buena parte de sus ingresos…

Ver la entrada original 601 palabras más


Con mi toga y mis tacones

pensativo

El mundo del espectáculo vive entre el yin y el yan. O entre la cara y la cruz de la moneda. Todo son parabienes cuando la obra es un éxito, alfombra roja, premios y  parafernalia en marcha. Y todo se vuelve llanto y rechinar de dientes cuando las expectativas se estrellan en u estrepitoso fracaso.  Ya se sabe, Más dura será la caída. Que del fracaso al éxito nada más hay un paso por más que se sea El gran showman, y de éste al olvido, ni eso, que siempre puede llegar El crepúsculo de los dioses. Y quien ayer era era héroe hoy puede convertirse en villano. Si no, que se lo digan a Woody Allen estos últimos días.

Nuestro teatro también tiene su cara B. Y aunque a veces tendemos a reducir los términos al blanco y negro del éxito o del fracaso, hay matices…

Ver la entrada original 1.112 palabras más

Plasma: real vs virtual

Publicado: 21 enero, 2018 en Sin categoría

Con mi toga y mis tacones

DSC_0005

Ya lo hemos dicho otras veces. Si las tecnologías –me niego a llamarlas nuevas- han alterado el mundo en poco tiempo, es algo que se hace especialmente visible en el mundo del espectáculo. Es imposible pensar siquiera en una película que no cuente con adelantos que hace solo diez años ni se nos hubieran pasado por la imaginación. Vemos los móviles o los ordenadores que sacan en películas no demasiado antiguas y nos entra la risa, recordando sus tapaderitas, sus antenitas y su aspecto, tal como entonces nos reíamos de zapatófono del Superagente 86, o las cámaras ocultas de cualquier entrega antigua de James Bond o similares. No hace tanto, ni imaginábamos que algún día veríamos a la gente hablarnos tan ricamente al otro lado de una pantalla, y poder responder igual de ricamente.

Por eso, en estos días en que el plasma está tan a la orden del…

Ver la entrada original 927 palabras más

Apariencias: ¿engañan?

Publicado: 16 enero, 2018 en Sin categoría

Con mi toga y mis tacones

DSC_0002

Hay un dicho popular según el cual “las apariencias engañan”. Y la verdad es que nada más aplicable al mundo del espectáculo, donde la labor de los actores consiste, esencialmente, en ponerse en la piel de otras personas para hacernos creer que son quienes no son. Cuando lo consiguen, crean la ilusión de que a quien se está viendo en el escenario o en la pantalla es al personaje y no al actor o actriz. Tanto es así, que, a veces, la gente llega a identificarlos con el personaje, y a portarse en consonancia. Recuerdo que el actor que interpretaba a Falconetti –el malo malísimo de una serie de mi infancia llamada Hombre rico, hombre pobre– contaba en una entrevista que en una época no podía salir a la calle sin que alguien le increpara y le insultara. Y siempre ha habido actores, como Charles Chaplin, perpetuamente parapetados…

Ver la entrada original 895 palabras más