Archivos para febrero, 2017

Gestos: comunicación no verbal

Publicado: 27 febrero, 2017 en Sin categoría

Con mi toga y mis tacones

pocoyo_expresiones

Llevamos ya muchos estrenos en nuestro teatro, y en todos ellos hemos utilizado la palabra como instrumento esencial. Y esencial es, desde luego. Pero no todo se dice con palabras, y hasta muchas veces, las palabras contradicen al gesto, se diga lo que se diga.

Y si en todas partes es esencial el lenguaje no verbal, en el espectáculo es, si cabe, mucho más. Tanto, que hubo un tiempo en que no había sonido en el cine y el gesto nos lo tenía que transmitir todo. ¿Qué sería de nosotros sin ese andar característico de Charlot y la ternura de El Chico, sin la cara de palo de Buster Keaton o la galanura de Rodolfo Valentino? El cine nunca hubiera llegado a ser lo que era sin que le precediera el cine mudo, como nos recordaba, entre otras, Cantando bajo la lluvia y, en versión remember, las más modernas

Ver la entrada original 980 palabras más

Cuentos: érase una vez

Publicado: 24 febrero, 2017 en Sin categoría

Con mi toga y mis tacones

img_20170224_142241-1

No hay infancia sin cuentos. O no debería haberla. Cuando se recuerda la niñez, enseguida acuden a la memoria aquellos cuentos leídos o contados que nos hacían soñar y, sobre todo, nos invitaban a dormir, para alivio de nuestros padres. Y a los cuentos leídos o escuchados hay que sumar los vistos, a través de todas las representaciones que cine y teatro nos han brindado. Desde el viejo Marcelino, pan y vino hasta los más o menos modernos, muchos de ellos tuneados por la factoría Disney o en versiones mucho menos amables o almibaradas como las de Tim Burton. Para gustos hay colores y habrá quien prefiera ser Princesa por Sorpresa o Eduardo Manostijeras, pero siempre hay un cuento que viene a cuento.

Y hoy contaré uno muy especial. El de Taconita en el País de las Maravillas. ¿Me acompañáis? Advierto que la toga y los tacones…

Ver la entrada original 871 palabras más

Más coletillas: ¿ inevitables?

Publicado: 17 febrero, 2017 en Sin categoría

Con mi toga y mis tacones

lugarescomunes-500x383

Ya hace un tiempo se levantaba el telón de nuestro escenario para hablar de algunos lugares comunes o usos del lenguaje, lo que conocemos como coletillas o también latiguillos. También hablábamos entonces de su uso en el teatro y en la vida, en el espectáculo y en nuestro teatro. Seguro que cualquiera ha emulado alguna vez a Escarlata O´Hara poniendo a Dios por testigo en Lo que el viento se llevó, o ha usado el conocido Buenas Noches y buena suerte. Y hasta ha recordado al Tío de la Vara y ha dicho eso de “va a ser del riego” Y eso por citar algún ejemplo, de los muchos que hay.

Y, por supuesto, en nuestro estreno al efecto nos dejamos muchas de esas coletillas en el tintero. Y aunque diga el refrán eso de que segundas partes nunca fueron buenas, me arriesgo a continuar con el blog…

Ver la entrada original 747 palabras más

San Valentín: amor y Derecho

Publicado: 14 febrero, 2017 en Sin categoría

Con mi toga y mis tacones

sketch-1487087248394

Este año no he podido sustraerme. Aunque ya hemos pasado varios 14 de febrero desde que se alzara por vez primera el telón de Con Mi toga y Mis Tacones, hasta ahora había venido obviando la fecha porque no es demasiado de mi gusto. Y aunque el querubín con su arco y sus corazones puede tener su gracia, lo de las Flechas del amor de Karina y todas sus connotaciones mercantilistas me parecen un poco casposas.

Aunque es lo que hay y, como la ocasión la pintan calva, bien está que dediquemos un estreno al amor, que para tantas obras ha dado y sigue dando de si. Desde el clásico Romeo y Julieta –en versiones leída, vista, cantada o danzada- hasta la almibarada Love Story, desde Amor sin Fin hasta aquellos productos de una época en España titulados El día de los Enamorados o Vuelve San Valentín, donde una…

Ver la entrada original 886 palabras más

Rutina: enemigo al acecho

Publicado: 10 febrero, 2017 en Sin categoría

Con mi toga y mis tacones

rutina-2

Son muchos los enemigos que rondan la vida de un artista, como si del Fantasma de la Opera se tratara. Desde la mala suerte hasta las críticas, desde una mala elección de un papel a un mal día en un casting, mil factores pueden convertir una carrera exitosa en un fracaso y viceversa. Pero si hay una cosa susceptible de matar al arte, eso es la rutina. Repetir las actuaciones como si fueran autómatas, viendo cómo las mariposas que deberían aletear en el estómago ni están ni se las espera, mata el duende. Y, sin duende, no hay arte. Como mucho, una fría corrección que no emociona a nadie. Y, cercano a ello, está el dichoso encasillamiento. Esos artistas que quedan tan marcados por un personaje que ya nadie les llama para hacer algo distinto. Atrapados en el tiempo. Una maldición que ha acabado con más de un niño…

Ver la entrada original 749 palabras más

Detectives: ojos que sí ven

Publicado: 7 febrero, 2017 en Sin categoría

Con mi toga y mis tacones

snoopy-detectivePocas profesiones han dadotantos argumentos a obras de teatro, películas y series de televisión que la de detective. Un oficio que a priori imaginamos lleno de glamour y encanto y que en la vida real no lo es tanto. Desde El Halcón Maltés hasta Miss Marple, desde Hércules Poirot hasta Sherlock Holmes, desde Los Angeles de Charlie a Colombo o a la inefable Jessica Fletcher de Se ha escrito un crimen, son cientos los detectives que la ficción nos ha proporcionado. Con sus claros y sus oscuros. Y hasta en pareja, como Mc Millan y esposa, Luz de Luna o Remington Steele.

Pero la vida real es lo que tiene, que el glamour se acaba marchando por la ventana. Y, aunque es una bonita profesión, ni van en cochazos, ni vestidas a la última, ni siempre resuelven asuntos importantísimos allá donde la policía no…

Ver la entrada original 767 palabras más

Velocidad: togas supersónicas

Publicado: 3 febrero, 2017 en Sin categoría

Con mi toga y mis tacones

speedy

La velocidad es algo que siempre ha fascinado al género humano. Pocas cosas parecen gustar más que la sensación de rapidez con el viento en contra y todas esas cosas que nos muestran algunas películas. A pie, como en Carros de fuego y  Forrest Gump o en cualquier medio de transporte, desde las cuádrigas de Ben Hur, la velocidad es tema recurrente en el mundo del espectáculo. Como también lo es a la hora de computar el tiempo en que se hace una película o lo que dura. Todos conocemos la distinción entre Largometrajes, Cortometrajes y Mediometrajes, que tienen sus propias categorías. Como ocurre en el mundo de la literatura, donde al lado de las tradicionales novelas se abren paso los relatos breves y los microrrelatos.

Las carreras son el hilo conductor de muchas obras, funciones y series de televisón, entre las que me quedo, si dudarlo, con…

Ver la entrada original 637 palabras más