Regalos: algo para recordar

Publicado: 27 diciembre, 2015 en Sin categoría

Con mi toga y mis tacones

REGALOS

Si hay una imagen típica del mundo del teatro, ésa es la del camerino repleto de flores de admiradores, mientras la estrella se cambia displicente, en bata de raso y chinelas de marabú, detrás del biombo junto a su espejo rodeado de bombillas. Y, cuando la cosa sube a su nivel más alto, hasta brillantes, que decía Marilyn que son los mejores amigos de las chicas. Algo machista y estereotipado pero todo un clásico.

Aquí nuestro teatro difiere de medio a medio. Los jueces, los fiscales, los Letrados de la Administración de Justicia y los funcionarios públicos en general no podemos admitir regalos en consideración a nuestro oficio, ni mucho menos, como agradecimiento por un servicio prestado. Aceptarlos nos llevaría a incurrir en un delito y, aunque en otros sectores de la administración esta norma se relaja por consideración a la costumbre, nosotros los llevamos a rajatabla. Ya he hablado…

Ver la entrada original 500 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s